Xypex – Impermeabilización con sistemas cristalizantes que tiene por finalidad impermeabilizar cristalizando los poros e capilaridades del hormigón, haciéndolo permanentemente sellado y protegido contra el deterioro.

Características del Xypex:

    • Se aplica solamente a estructuras de hormigón;
    • Le confiere al hormigón “impermeabilidad”, a través de reacciones químicas que crean una estructura cristalina en los poros y en los capilares del hormigón;
    • Xypex – Impermeabilización con sistemas cristalizantes – se hace parte integrante de la estructura de hormigón;
    • No se deteriora como las membranas, no puede ser roto, perforado o retirado de la superficie;
    • Tiene la vida útil de la estructura de hormigón;
    • Reaccionará siempre que haya la presencia de agua;
    • Promueve protección alcalina del hormigón y de la armadura;
    • No necesita regularización para su aplicación, tampoco redondear las esquinas;
    • Resiste a presiones negativas o positivas (cualquier lado de la estructura), como en reservatorios de agua, diques, piscinas, puertos, estaciones de tratamiento de agua y desagüe;
    • Abierto a la difusión de vapor (permite la respiración del hormigón);
    • Xypex – Impermeabilización con sistemas cristalizantes – no es tóxico;
    • Fácil de manosear por ser mono componente;
    • Se adapta fácilmente a las condiciones de cada proyecto.

Mire una obra en donde se utilizó el Xypex – Impermeabilización con sistemas cristalizantes.

xypex_2xypex_1xypex_3Preparación de superficie para Xypex

La superficie deberá estar con la porosidad del hormigón abierta, limpia y libre de productos y polvo que impidan la perfecta interacción entre el hormigón y el Xypex; de esa manera, se hace necesaria la limpieza de las áreas que serán tratadas. Para ello, será utilizado un hidroenarenado de agua fría sobre toda la superficie que será tratada con un equipo de alta presión (mínimo 500 Kg/cm2).

Tratamiento superficial de infiltración con Xypex- impermeabilización cristalizante mono componente

La superficie deberá estar con la porosidad del hormigón abierta, limpia y libre de productos y polvo que impidan la perfecta interacción entre el hormigón y el cristalizante; de esa manera, se hace necesaria la limpieza de las áreas que serán tratadas. Para ello, será utilizado un hidroenarenado de agua fría sobre toda la superficie que será tratada con un equipo de alta presión (mínimo 500 Kg/cm2).

Serán aplicadas sobre toda la superficie de la estructura una mano de cristalizante concentrado, y una mano de cristalizante modificado, con un consumo aproximado de 0,8 kg/m² por mano. Estos productos serán mezclados con agua en la proporción recomendada por el fabricante, y aplicados con un equipo pulverizador apropiado o brocha.